Límite Informativo

Con trabajos del INYM, el agua de la lluvia queda en las chacras

osas

Ya se comienzan a evidenciar resultados positivos de los trabajos que coordinan los técnicos del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) para retener el agua de lluvia en las chacras. En la foto se observa el almacenamiento de una lluvia de 40 milímetros, correspondiente al mes de diciembre de 2020, en la propiedad del productor Marco Luchuk, en Colonia Indumar, en el Municipio de Dos de Mayo. En ese lugar, durante la primera semana de diciembre, las máquinas de la Municipalidad, orientadas por los técnicos del INYM, los ingenieros agrónomos Mara Schedler y Gustavo Baumgratz, nivelaron y armaron canaletas y lomadas con pozos receptores de agua a lo largo de 800 metros del camino rural, con lo que se logra frenar la velocidad que adquiere el agua de lluvia cuando cae sobre la tierra y conducirla hacia lugares útiles para la producción.

Marcos Luchuk tiene 8 hectáreas de yerba mate, con una producción anual de 52 toneladas. En su chacra, el trabajo de sistematización de camino evita además la erosión hídrica y beneficia a los vecinos, con quien comparte la vía terrada.

La técnica Mara Schedler, quien gentilmente compartió la foto, señaló que una vez concretadas estas tareas, “es necesario encarar el mantenimiento de las fozas de decantación, en las cuales se van acumulando material proveniente del escurrimiento del agua de los caminos; algo indispensable para prolongar los beneficios que ya se evidencian”.

El manejo de caminos rurales para el aprovechamiento del agua de lluvia es una de varias acciones que el INYM impulsa, a través de sus trece técnicos del Servicio de Extensión Yerbatero, para lograr yerbales sustentables en toda la zona productora.

 

 

Gentileza.- Cristina Besold - Área de Prensa - Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM)

 

12 de Enero de 2021