Límite Informativo

Reflexión de la ambientologa Martínez de Zorzi en momentos de pandemia: “Nuestro principal desafío como humanidad será aprender a escucharnos”

Los problemas ambientales no son una noticia actual. La contaminación de ríos, el plástico en los océanos, la perdida y fragmentación del hábitat, los pueblo fumigados, son el producto de un sistema que oculta una trampa en el discurso de Crecimiento y Desarrollo Sostenible un modelo que produce de manera más acelerada que los limite naturales.vicky martinez

El materialismo, fomentado por mecanismos perversos publicitarios y de medios de comunicación, han fomentado el consumo masivo e ilimitado olvidándonos que estos provienen de un capital natural finito y limitado. Creamos grandes ciudades, construimos puentes, llegamos a la luna. Pensamos que somos indestructible. Este dualismo Hombre - Naturaleza es el que ha conducido a la crisis ambiental. Creemos que el ser humano está por afuera y por encima de la naturaleza y no nos vemos como parte de un sistema holístico y un componente más de un conjunto sistémico interconectado.


Los boques, los glaciares, los pastizales naturales, los desiertos, los océanos, son reservorio de numerosos agentes bióticos y abióticos. El mar, el agua, la arena, la tierra, los insectos, los minerales, las lluvias, el hombre, las bacterias, los animales, las plantas, las nubes, los pájaros, entre otros, forman grandes redes de interacciones conectadas entre sí. Cada unidad, cada pieza que compone ese sistema, precisa una de la otra para poder subsistir.

 

Sacar simplemente una sola, implicaría un derrumbe o un colapso de ese sistema cuyo cambio es difícil de predecir dada la complejidad que este presenta.


La vida es un proceso común en el cual vivimos gracias al trabajo colectivo y proceso de otros seres vivos. La vida no empieza y termina con la vida de cada uno. No vivimos solos y aislados en un sistema cerrado. Vivimos del flujo de materia y energía que se da de procesos biológico como la fotosíntesis y la polinización.

 

El ser humano es naturaleza y vivimos de y gracias a ella. No somos conscientes que la sumatoria de pequeños impactos locales o regionales puede tener efectos globales.


Civiles, ONG, movimientos territoriales, fueron y son la voz del desespero de la Tierra. Los científicos han pasado décadas investigando estos procesos y como estos se alterarían por la presiones antrópicas.

 

Hoy en día, los colocamos a estos actores en el rol de “héroes” por desarrollar vacunas y ocultamos que la verdadera raíz de esta pandemia sea el producto de la destrucción de hábitat alentada por el deseo de la acumulación y la sobre explotación de recursos.

 

Viendo esta perspectiva con una mirada más profunda, además de la preservación de los sistemas naturales, nuestro principal desafío como humanidad será aprender a escucharnos.


Un sistema donde opera el individualismo no va a cambiar la crisis ambiental.

 

Debemos como sociedad tomar conciencia de ella para que esta pueda mutarse en decisiones y medidas concretas. Elegir a quienes nos gobiernan en función de las necesidades que necesitamos como sociedad. La salud debe estar acompañada de políticas ambientales que protejan los ecosistemas y la biodiversidad de especies los cuales son los principales modulares de propagación de enfermedades.

 

El medio ambiente es salud y la salud es el medio ambiente que nos rodea. Cuidar a la naturaleza implica cuidarnos a nosotros para poder vivir en un mundo donde un abrazo no sea una amenaza sino un gesto de empatía y de amor como ser sociales y naturales que somos.


Cuidarla y cuidarnos simplemente por el hecho de existir.

 

Por la Lic. Victoria Martínez de Zorzi - Investigadora Doctoral CONICET - Instituto de Biología Subtropical (IBS). Universidad Nacional de Misiones y Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (UNAM-CONICET-Argentina)
Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico (CeIBA).


Proyecto Vicma Conservation, Remedation, Restoration. www.vicma.com.ar

....