El día en que Evo Morales llegó a México después de que el gobierno de ese país le concediera el asilo, en Bolivia asumió una presidenta interina. Aunque la Asamblea Legislativa de Bolivia no pudo sesionar para designar nuevas autoridades por falta de cuórum, la legisladora Jeanine Áñez habló en el Congreso y dijo que asume las funciones de presidenta. Hasta el momento de la renuncia, Áñez era la segunda vicepresidenta del Senado.jeanine-anez

Así se vivió una jornada de cambios para Bolivia tras varias semanas de protesta, unas elecciones cuestionadas y con un panorama aún con incertidumbre de cara a unas próximas elecciones.

Así llegó Jeanine Áñez a la presidencia interina

Ante las renuncias de Evo Morales, el vicepresidente García Linera, la presidenta del Senado Adriana Salvatierra Arriaza y el vicepresidente primero Rubén Medinaceli Ortiz, Áñez era el siguiente eslabón de la sucesión presidencial.

Áñez asume amparándose en el artículo 169 de la constitución de Bolivia. Ese artículo establece el orden de sucesión en caso de “impedimento o ausencia definitiva del presidente del Estado” y determina que en tal situación correspondería al vicepresidente asumir la Presidencia. Pero en Bolivia tampoco había vicepresidente, así que en ausencia de éste debía asumir la presidenta del Senado, que también renunció. Le seguiría entonces el presidente de la Cámara de los Diputados, cuyo titular también dimitió.

Así que siguiendo esa lógica —y a falta de todos los cargos anteriores— se llega a Áñez.

El Congreso de Bolivia intentó sesionar este martes para nombrar a Áñez como presidenta del Senado y así poder tomar el cargo de presidenta interina. Luego de clausurarse la sesión sin obtener resultados, la senadora se fue a otro recinto en el que asumió la presidencia del país.

Áñez, del Partido Unidad Demócrata, se declaró presidenta a pesar de la falta de cuórum.

En sus declaraciones tras asumir la presidencia, Áñez se comprometió a “pacificar Bolivia”.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ingresó al palacio presidencial sosteniendo la Biblia en alto. Fue un gesto muy simbólico que llamó la atención a muchos por el hecho de que la Constitución establece claramente en su artículo cuarto que el Estado es independiente de la religión. Es decir, un estado laico.

Áñez fue seguida de personas que lanzaban consignas de “sí se pudo” y “viva nuestra presidenta”, Añez le agradeció a la Policía y Fuerzas Armadas por su labor.

Sin embargo la gobernabilidad está siendo cuestionada. La sesión de la Cámara de Diputados en la que se iba a tratar la renuncia de Morales y el nombramiento del sustituto se suspendió por falta de cuórum. Los diputados del MAS, partido de Morales, que son mayoría en ambas cámaras, no participaron del proceso.

No obstante, el Tribunal Constitucional Plenipotenciario de Bolivia expresó este martes en un comunicado que la aplicación de sucesión constitucional está “conforme al texto y sentido de la constitución”.

El Tribunal Constitucional que reconoce la sucesión presidencial de Jeanine Áñez es el mismo que habilitó las candidaturas de Evo Morales a la presidencia.

Por su parte, el líder opositor Luis Fernando Camacho aseguró que lo que querían todos los bolivianos era tener un presidente constitucional, que la Biblia regresara a palacio, pero sobre todo que regrese la paz al país. Sus declaraciones se dieron luego de que Jeanine Áñez se declarara presidenta interina de Bolivia. Camacho asegura que hoy a la medianoche se levanta el paro cívico en Santa Cruz.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, habló el martes sobre la crisis que atraviesa Bolivia. “La vergüenza no es de la OEA que descubre un fraude electoral, es de aquellos que lo cometieron”, dijo Almagro.

Áñez: Evo Morales es un estafador de la democracia

En la primera entrevista como presidenta interina, Áñez le dijo en exclusiva a Conclusiones de CNN en Español que “la demanda de la sociedad era pacificar Bolivia. No podíamos ser indiferentes a la situación que nos dejó Evo Morales”.

Añez dijo que Morales no contaba con que “el fraude del 20 de octubre fuese tan descarado”.

Áñez dijo en entrevista con Fernando del Rincón que lo primero que hará es elegir un nuevo Tribunal Electoral y luego llamar a elecciones presidenciales. La mandataria asegura que en Bolivia hubo dos golpes de Estado y explicó por qué pudo asumir la presidencia del país.

“Este será un gobierno de transición que elegirá a miembros probos para el TSE. Luego de elegir al TSE, escogeremos en elecciones al nuevo presidente de Bolivia”, dijo.

“Evo Morales es un estafador de la democracia”, afirmó.

Áñez además dijo: “Que Evo Morales diga que hubo un golpe de Estado es tan falso como los resultados de las elecciones”.

 
Lo que sigue para Áñez y Bolivia

Entre los principales cometidos de la presidenta interina está la formación de su Ejecutivo. Y, además, la convocatoria de nuevas elecciones lo más pronto posible. Pero para eso primero tendrá que conseguir que la asamblea legislativa nombre a los miembros del Tribunal Supremo Electoral.

Este martes la justicia de Bolivia dictó detención preventiva para tres de los vocales del Tribunal Supremo Electoral. Uno de ellos es su expresidenta María Eugenia Choque, quien fue imputada con once delitos, entre ellos electorales y de corrupción pública presuntamente cometidos en el marco de las elecciones del 20 de octubre.

 
La reacción de Evo Morales

Evo Morales conoció este desenlance desde México adonde llegó este martes después de ”un periplo por diferentes espacios y decisiones políticas”, según dijo el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard.

En su cuenta de Twitter escribió que la asunción de Áñez consuma “el golpe más artero y nefasto de la historia”.
“Una senadora de derecha golpista se autoproclama presidenta del Senado y luego presidenta interina de Bolivia sin quórum legislativo, rodeada de un grupo de cómplices y apañada por las fuerzas armadas y la policía que reprimen al pueblo”, tuiteó Morales, que renunció el domingo en medio de acusaciones de fraude electoral tras el informe de la OEA.

Morales llama a lo ocurrido una “autoproclamación” que, en su opinión, atenta contra los artículos 161, 169 y 410 de la Constitución. Bolivia, dice, sufre un asalto al poder del pueblo.

 

Con información de Fernando del Rincón, Kay Guerrero, Luis Rodríguez, Jeina Negrón, Juan Pablo Varsky, Gustavo Valdés, Juliana González y Gremaud Angee.

 

Por CNN Español    

 

Fuente.- https://cnnespanol.cnn.com