Límite Informativo

Domingo, 26 Enero 2020

 

  
  

El editor del libro “Desde lo más profundo de nuestros corazones”, que aborda el celibato sacerdotal y que ha sido escrito por Benedicto XVI y el Cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, dijo que están equivocados los críticos que sugieren que el Papa Emérito no fue coautor del libro, ni autorizó su publicación.papa-benedicto16-escribiendo

"¿Estas personas realmente insinúan que el Cardenal Sarah está involucrado en una conspiración para distorsionar la verdad?", preguntó el P. Joseph Fessio, editor en jefe de Ignatius Press, el 13 de Enero. En declaraciones a CNA – agencia en inglés del Grupo ACI –, señaló que "si el Cardenal Sarah le dice a [Ignatius Press] que los capítulos del Papa Benedicto son del Papa Benedicto XVI, creemos en su palabra", y agregó que el editor defiende su atribución del libro tanto al Purpurado como a Benedicto XVI.

Los comentarios del sacerdote fueron una respuesta a un tuit de Eva Fernández, corresponsal en el Vaticano de COPE Radio, una estación de radio propiedad de la Conferencia Episcopal Española.

Fernández tuiteó que "una fuente" cercana a Benedicto XVI le había dicho que el Papa Emérito no escribió el libro con el Cardenal Sarah ni autorizó su publicación.

 Fernández dijo que Benedicto XVI "solo puso a disposición un texto sobre el sacerdocio en el que estaba trabajando".

Quien también afirmó que el libro no fue escrito por el Papa Emérito fue Elisabetta Piqué, del diario argentino La Nación.

 Fessio, un viejo amigo del Papa Emérito, le dijo a CNA que eso no era cierto. "Con respecto a Ignatius Press: no hacemos 'noticias falsas'", expresó.

El libro “Desde lo más profundo de nuestros corazones” consta de capítulos escritos individualmente por Benedicto XVI y el Cardenal Sarah, así como una introducción y conclusiones que se les atribuyen conjuntamente.

En el libro, ambos argumentan que el celibato sacerdotal no es simplemente una característica opcional de la vida de la Iglesia hoy en día, sino una necesidad ontológica para el sacerdocio.

La introducción del libro dice que este surgió de una serie de reuniones en los últimos meses entre Benedicto XVI y el Cardenal Robert Sarah, "mientras el mundo estaba resonando con el estruendo creado por un extraño sínodo mediático que anuló el Sínodo real".

Algunas voces en el sínodo de octubre de 2019 defendieron la ordenación sacerdotal de hombres casados ​​en la región amazónica, aparentemente como respuesta a la falta de vocaciones. Pero otros participantes del sínodo dijeron que la falta de sacerdotes en la región amazónica no es causada por la obligación del celibato sacerdotal, y que la Iglesia debe rezar por las vocaciones y fortalecer la formación sacerdotal en la región.

El Cardenal Sarah fue uno de los participantes del sínodo, opuesto a la idea de relajar la disciplina eclesial en el celibato.

El celibato sacerdotal también está en la agenda del "proceso sinodal vinculante" emprendido por la Iglesia en Alemania.

En respuesta a esta discusión, Benedicto XVI y el Cardenal Sarah lanzaron el nuevo libro “Desde lo más profundo de nuestros corazones”, publicado en inglés por Ignatius Press y en francés por la editorial Fayard.

En el libro, Benedicto XVI examina la historia del sacerdocio en el Antiguo y Nuevo Testamento, diciendo que una comprensión adecuada de la naturaleza del sacerdocio es crucial para responder las preguntas contemporáneas sobre este ministerio.

"En el fundamento de la seria situación en que se encuentra hoy el sacerdocio, encontramos un defecto metodológico en la recepción de la Escritura como Palabra de Dios", dijo Benedicto XVI.

Abandonar una interpretación cristológica del Antiguo Testamento ha llevado a una "teología deficiente de la adoración" entre muchos académicos modernos, que fallan al no reconocer que Jesús cumplió la adoración debida a Dios, y que en lugar de abolirla, la continuó.

Al observar la historia del sacerdocio en el Antiguo Testamento, Benedicto XVI dijo que "la relación entre la abstinencia sexual y el culto divino era absolutamente clara en la conciencia común de Israel". Señaló que los sacerdotes de Israel debían observar la abstinencia sexual durante el tiempo que pasan dirigiendo la adoración, cuando estaban "en contacto con el misterio divino".

"Dado que los sacerdotes del Antiguo Testamento tenían que dedicarse a adorar solo durante los tiempos establecidos, el matrimonio y el sacerdocio eran compatibles", dijo. "Pero debido a la celebración regular e incluso diaria de la Eucaristía, la situación de los sacerdotes de la Iglesia de Jesucristo ha cambiado radicalmente".

Indicó que como durante toda su vida el sacerdote del Nuevo Pacto está "en contacto con el misterio divino", esto le exige "exclusividad con respecto a Dios" y se vuelve incompatible con el matrimonio, lo que también requiere la vida entera.

“De la celebración diaria de la Eucaristía, que implica un estado permanente de servicio a Dios, nació espontáneamente la imposibilidad de un vínculo matrimonial. Podemos decir que la abstinencia sexual que fue funcional se transformó automáticamente en una abstinencia ontológica. Por lo tanto, su motivación y su significado cambiaron desde adentro y profundamente”, explicó.

El Papa Emérito rechazó la idea de que el celibato sacerdotal se basa en un desprecio por la sexualidad humana dentro de la Iglesia. Señaló que esta afirmación también fue rechazada por los Padres de la Iglesia, y que la Iglesia siempre ha visto el matrimonio como un regalo de Dios.

"Sin embargo, el estado matrimonial involucra a un hombre en su totalidad, y dado que servir al Señor también requiere el don total de un hombre, no parece posible llevar a cabo las dos vocaciones simultáneamente", dijo. "Por lo tanto, la capacidad de renunciar al matrimonio para colocarse totalmente a disposición del Señor se convirtió en un criterio para el ministerio sacerdotal".

Así como los sacerdotes de la Tribu de Levi renunciaron a la propiedad de la tierra, los sacerdotes en el Nuevo Pacto renuncian al matrimonio y la familia, como un signo de su compromiso radical con Dios, afirmó.

Esto se ve en el Salmo rezado cuando un hombre ingresó al clero antes del Concilio Vaticano II, dijo: “El Señor es mi porción elegida y mi copa; Tú mantienes mi suerte. Las líneas han caído para mí en lugares placenteros; sí, tengo una buena herencia".

La reflexión teológica de Benedicto es seguida en el libro por un conjunto de consideraciones pastorales del Cardenal Sarah.

"El corazón de mi obispo está preocupado. Me he reunido con muchos sacerdotes que están desorientados, perturbados y heridos en lo más profundo de su vida espiritual por los violentos desafíos a la doctrina de la Iglesia ", dijo el Cardenal Sarah.

"Hablo para que en todas partes de la Iglesia, en un espíritu de verdadera sinodalidad, calma, devota reflexión sobre la realidad del sacramento de los Órdenes Sagrados, pueda comenzar y ser renovado”.

El Cardenal llamó al celibato sacerdotal "la expresión de la intención de ponerse a disposición del Señor y de los hombres y mujeres", y agregó que "el celibato sacerdotal, lejos de ser simplemente una disciplina ascética, es necesario para la identidad de la Iglesia. "

La ordenación de hombres casados ​​crearía una "catástrofe pastoral", arriesgando la comprensión de la Iglesia sobre el sacerdocio y sobre sí misma, advirtió el Cardenal Sarah. "Si reducimos el celibato sacerdotal a una cuestión de disciplina, de adaptación a las costumbres y culturas, aislamos el sacerdocio desde su fundación".

"Esta entrega total de sí mismo en Cristo es la condición para un don total de sí mismo a todos los hombres y mujeres", dijo. "El que no se ha entregado totalmente a Dios no se da perfectamente a sus hermanos".

Si bien existen algunas excepciones, como cuando algunos pastores protestantes casados ​​se vuelven católicos y pueden ser ordenados sacerdotes, la escasez de sacerdotes en áreas aisladas no es una excepción, dijo. Indicó que ordenar hombres casados ​​en estas comunidades "les impediría dar lugar a vocaciones sacerdotales de sacerdotes célibes", lo que crearía "un estado permanente en detrimento de la correcta comprensión del sacerdocio".

El Cardenal Sarah cuestionó si el llamado para ordenar sacerdotes casados ​​entre "poblaciones aisladas y pobremente evangelizadas" tiene la intención de "evitar que descubran la plenitud del sacerdocio cristiano".

El Cardenal dijo que se ha reunido con comunidades aisladas que estuvieron viviendo la fe a través de la oración y las escrituras sin el apoyo de sacerdotes y sacramentos, similar a la situación que enfrentan algunas comunidades en la Amazonía. El Purpurado recordó su "alegría inimaginable" de poder participar en una celebración de la Misa.

"Permítanme declarar fuertemente y ​​con certeza: creo que si ellos hubieran ordenado hombres casados ​​en cada pueblo, habrían extinguido el hambre Eucarístico de los fieles", dijo. Advirtió que ordenando hombres casados ​​evitaría que las Iglesias jóvenes tengan la experiencia de verse a sí mismas como la Novia de Cristo y encontrarse con Cristo como Novio a través del encuentro radical de un sacerdote célibe.

El Cardenal Sarah agregó que no sería sacerdote hoy si durante su juventud no se hubiera encontrado con sacerdotes misioneros célibes, porque fue la naturaleza radical de sus vidas lo que lo impactó.

El Cardenal también argumentó que "[el] clero casado oriental está en crisis", señalando los comentarios de algunos miembros de estas Iglesias, que indican la tensión entre los estados sacerdotales y casados, así como el problema del divorcio por parte de los sacerdotes.

También rechazó los llamados a la ordenación femenina, al tiempo que alentó un estudio más profundo del "carisma femenino", a fin de reconocer adecuadamente el papel y las contribuciones de las mujeres en la Iglesia.

Al concluir su trabajo, Benedicto XVI y el Cardenal Sarah alentaron la discusión sobre el celibato en la Iglesia para que se lleve a cabo con una comprensión adecuada de la naturaleza del sacerdocio.

"Es urgente y necesario que todos, obispos, sacerdotes y laicos, dejen de intimidarse ante las súplicas equivocadas, las producciones teatrales, las mentiras diabólicas y los errores de moda que intentan sofocar el celibato sacerdotal", expresó.

Ellos pidieron que se examinara el celibato sacerdotal a través de una "fresca mirada con los ojos de la fe".

"Esta fresca mirada será la mejor muralla contra el espíritu de división, contra el espíritu de los políticos, pero también contra el espíritu de indiferencia y relativismo", afirmaron.

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en CNA.

 

Redacción ACI Prensa

 

Foto.- Crédito - Vatican Media - Benedicto XVI

 

Fuente.- https://www.aciprensa.com

2000 super

bann-new

levibann

Whatsapp

Tiempo Apóstoles

plusnoticias

Comodo SSL