vacas002El dato lo dio a conocer la directora de Producción del Ministerio de Agricultura, Liliana Allasia. También señaló que disminuyó el stock de vacas en ordeñe, según un estudio realizado por la dependencia. El número, muchas veces discutido, finalmente se sabe con certeza: en la provincia existen 2.800 tambos. Otro dato importante tiene que ver con la disminución del stock de vacas en ordeñe, que marca una tendencia negativa a revertir. La información mencionada se generó por un exhaustivo trabajo concretado por el Ministerio de Agricultura provincial que permitió relevar diferentes variables significativas sobre la actividad, como formas de producción, infraestructura, accesibilidad y demás.

Liliana Allasia, directora de Producción de citado ministerio, brindó en el marco del Concurso de Quesos realizado días atrás un panorama sobre la situación de lechería provincial a partir del citado estudio.

 

Cabe señalar que la cantidad de establecimientos censados por la Provincia difiere de las cifras nacionales. El Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla) el año pasado informó que existían en Córdoba 3.240 tambos, en función de datos aportados por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).

 

Allasia explicó que “el número que no coincide con el SENASA porque ellos se basan en el Registro Nacional Sanitario de Productores (RENSPA). Lo que pasa es que allí se registran productores ganaderos - lecheros, lo que no significa  que a cada uno de esos RENSPA le corresponda un tambo. Hay tambos que tienen tres y otros que no cuentan con ninguno. Hay una variabilidad importante”.

 

La funcionaria manifestó que para realizar el estudio trabajaron con las Unidades Ejecutoras Locales (UEL), que son los entes encargados de la vacunación de los rodeos y a donde los productores concurren dos veces por año. Por ese motivo firmaron un convenio para llevar adelante las tareas, aportando un software con una página online para cargar la información a modo de declaración jurada.

 

“Por eso hoy sabemos que hay exactamente 2.800 tambos en la provincia, que es el dato más significativo. Pero además conocemos cómo son esos tambos; de qué manera producen la leche; cómo están desde el punto de vista de la infraestructura; dónde están ubicados; con qué transitabilidad cuentan y el estado sanitario”.

 

Allasia indicó que la utilidad de la información excede lo estructural. “Por ejemplo, en este último tiempo que se registraron excesos hídricos en varias zonas tamberas podemos actuar en forma más rápida. Ahora cuando sabemos que hay un evento nos podemos comunicar rápidamente, ya que contamos con datos de contacto personalizados, y a partir de ahí desarrollar un mecanismo, hablar con el productor para preguntarle como está y que necesita; es una forma de estar presente y ayudar”.

 

Además de la cantidad de tambos, otra información importante se relaciona con la disminución del stock de vacas en ordeñe.

 

“Esto viene de los últimos 10 años, por diversas causas, y tenemos que tratar de eliminar esa tendencia. Para eso sirve contar con cifras concretas. Por ese motivo esta semana realizamos el  lanzamiento de un programa de reproducción y mejoramiento genético. El objetivo de revertir esa situación,  mejorar el stock y a la vez de reproducir las vacas que genómicamente sean mejores productoras”.

 

“Estamos con un plan piloto, que nos permitirá corregir cosas, porque hay temas que modificar, pero la idea es recabar información para hacer una acción para todos los productores”, dijo la funcionaria

 

Actividad


La directora de Producción también se refirió al momento que vive la actividad. “Podemos decir que en este momento los precios no están tan mal como en otras épocas. La gran ventaja que tiene Argentina es que puede producir leche a USD 0,30; ese valor le permite trabajar al productor. Hay una recomposición pero hay menos leche, lo que en este momento es un problema”, sostuvo.

 

“Aparentemente esto es consecuencia de lo sucedido en el verano, que se caracterizó por el golpe de calor en algunas zonas y excesos hídricos en otras. Esas situaciones aún repercuten en este momento y cuesta mucho que las vacas se recuperen. Ya empezaron las pariciones, deberíamos tener un aumento de la producción, pero todavía no aparece. Creemos que se empezará a ver a partir del mes que viene”.

 

Para Allasia la caída del volumen de producción no explica los problemas de abastecimiento que exhiben ciertos productos lácteos.

 

“Hay una disminución en la producción de leche y un incremento en la exportación, pero no coincido con que falten productos en góndola. Hay muchos productos, lo que falta es la leche en sachet de precios cuidados. Es decir, las empresas teniendo mercado para vender una leche que el consumidor la paga a un precio alto, hacen una cantidad limitada para comercializar a bajo costo. En realidad hay productos, pero el problema es que no están a precios razonables”.

 

Por Pablo Correa - Redacción Puntal Villa María

 

Fuente.- http://www.todoagro.com.ar