Para entender la energía, necesitamos medir las proteínas, las grasas, la fibra y el almidón, porque todos ellos suministran energía, y el cerdo utiliza cada uno de manera diferente. Es un verdadero desafío tratar de entender cómo suministrar mejor energía al cerdo y luego entender cómo el cerdo utilizará esa energía. Este es un tema importante, porque la energía es, con mucho, el componente más importante de la dieta y porque la energía tiene un gran impacto en el rendimiento de los cerdos.pequ

Pero la energía es diferente de los nutrientes en la dieta. Por ejemplo, para entender la lisina, medimos la lisina en la dieta, porque toda la lisina en la dieta es suministrada por la lisina. Para entender el fósforo, medimos el fósforo en la dieta porque todo el fósforo en la dieta es suministrado por el fósforo. Pero para entender la energía, necesitamos medir proteínas, grasas, fibras y almidones, porque todos ellos suministran energía.

 

Para complicar aún más las cosas, el cerdo utiliza cada uno de manera diferente. Por ejemplo, el cerdo utiliza la energía suministrada por la grasa con un 90% de eficiencia si se deposita en el cuerpo como grasa, pero con solo el 66% de eficiencia si se usa para depositar magro. Como otro ejemplo, el cerdo utiliza la energía suministrada por la fibra con un 62% de eficiencia si se usa para depositar grasa en el cuerpo, pero con solo el 50% de eficiencia si se usa para depositar magro. Por lo tanto, es bastante claro que no toda la energía es la misma, ciertamente no desde la perspectiva del cerdo.

 

¿Qué significa esto en la práctica? Veamos de dónde proviene la energía en una dieta típica basada solo en la harina de maíz y soja, y comparémosla con una dieta de igual contenido neto de energía pero basada en la harina de maíz y soja con 20% de burlanda seca. En este ejemplo, la dieta de maíz y soja contendrá aproximadamente un 8,4% de fibra detergente neutra y la dieta de maíz, soja y burlanda contendrá aproximadamente un 12,7% de fibra.

 

En este ejemplo, la proporción de energía que proviene del almidón disminuye de 68% a 60% cuando se incluyen 20% de burlanda en la dieta. Al mismo tiempo, la porción de energía que proviene de las proteínas aumenta del 17% al 20%, y de la grasa aumenta del 14% al 18%. En ambos casos, la proporción de energía que proviene de la fibra sigue siendo muy, muy baja.

 

Como sabemos que la eficiencia con la que se utiliza la energía difiere entre las fuentes, este ejercicio nos dice que debemos proceder con cuidado cuando cambiamos la composición de la dieta, especialmente cuando cambiamos las proporciones de los proveedores de energía: proteínas, grasas, almidón y fibra.

 

Veamos ahora un ejemplo más extremo, en el que cambiamos de una dieta basada únicamente en harina de maíz y soja a una que contiene 20% de burlanda, 10% de salvado de maíz y 10% de aderezos de trigo. En este caso, la fibra aumenta de 8.5% a 17.6%, aproximadamente una diferencia de dos veces.

 

Al igual que en el ejemplo anterior, la porción de energía suministrada por cada componente de la dieta cambia, y en este caso, debido a que la dieta alternativa es más extrema, los cambios son mayores en magnitud. La porción de energía que proviene del almidón disminuye de 71% a 54%, y la porción de proteína aumenta de 14% a 18%. La porción de energía proveniente de la grasa casi se duplica, de 14% a 26%; Una vez más, la cantidad de energía de la fibra sigue siendo pequeña.

 

El sistema de energía neta hace el mejor trabajo de tener en cuenta las diferencias en la eficiencia del uso de la energía suministrada por diferentes fuentes de energía, pero incluso no puede explicar los cambios dinámicos que ocurren cuando la energía alimentaria se utiliza para diferentes propósitos, por ejemplo. Deposición lipídica versus deposición magra.

 

Si estos no cambian, y si todas las otras cosas permanecen iguales, entonces el rendimiento de los cerdos debería ser el esperado. Pero si hay un cambio, digamos en la proporción de grasa: magro depositado, o hay un cambio en la porción de energía que va a mantenimiento en lugar de ganar, podemos encontrar resultados inesperados.

Este enfoque es una herramienta más disponible para que los nutricionistas entiendan la composición de las dietas que están formulando y el impacto de los cambios en las formulaciones en el rendimiento esperado. La estudiante graduada Amy Petry ha desarrollado una hoja de cálculo de Excel para llevar a cabo este cálculo. Está disponible para cualquier persona que quiera aplicar este concepto a sus dietas. Simplemente envíe un correo electrónico a John Patience y solicite la herramienta de perfil de energía.

 

Por John F. Patience y Amy Petry, Universidad Estatal de Iowa

 

Edición TodoCerdos

 

Fuente.- http://todocerdos.com.ar