Una multitud, en su mayoría jóvenes, participó este fin de semana de la 45ª peregrinación a pie a Luján, donde el obispo de Morón, Monseñor Jorge Vázquez, pidió a la Virgen por la unidad del pueblo argentino. 6569“Este pueblo viene a Luján a renovar la fe, que es parte de su identidad, a encender la esperanza y a comprometerse en el amor para construir juntos una Patria de hermanos”, destacó en la homilía. El purpurado presidió la misa concelebrada desde el altar levantado en la Plaza Belgrano, frente a la basílica en honor de la patrona nacional, donde los caminantes permanecieron pese al cansancio de andar 60 kilómetros.

 

“María quiso quedarse aquí junto al río Luján para cuidarnos y protegernos; para animarnos y acompañarnos en nuestro caminar como pueblo. Un pueblo sediento de paz y hambriento de justicia, un pueblo que no quiere ningún tipo de grieta y enfrentamiento estéril, un pueblo cansado de divisiones”, sostuvo.

 

“Este pueblo viene a Luján a renovar la fe, que es parte de su identidad, a encender la esperanza y a comprometerse en el amor para construir juntos una Patria de hermanos”, destacó.

 

El prelado recordó que “desde siempre, acudimos a ella porque sabemos que, como Madre con su ternura, con su cariño, hace que esta Patria de hermanos sea posible”, y aseguró: “Ella nos reúne en la casa de todos, en su casa, donde no se excluye a nadie. Nos sienta a la mesa donde se comparte el pan y alcanza para todos”.

 

Asimismo, afirmó que esta manifestación es un aprendizaje a “caminar juntos”, con todo lo que ello implica: “El esfuerzo por dejar de lado las actitudes individualistas y abrirnos al compartir y a valorar la riqueza que los otros nos aportan”.

 

Por último, monseñor Vázquez invitó a los fieles a repetir todos juntos, tres veces, el lema de la peregrinación: “Madre, ayúdanos a unirnos como pueblo”.

 

» Texto completo de la homilía

 


Fuente.- http://www.aica.org