Límite Informativo

Sabado, 7 Diciembre 2019

 

  
  

“Nuestros niños están expuestos a diario a dibujos animados en los cuales, en muchos casos, aparecen personajes con exceso de peso y/o prácticas de alimentación nocivas para la salud. Algunos ejemplos son Homero Simpson, y su clara obesidad y afinidad por la cerveza; la versión ¨obesa¨ del Gato con Botas en la película Shrek; la forma ovoide de Humpty Dupty, y otros personajes como Peppa Pig, Pedro Picapiedra, Garfield y Peter Giffin, entre otros”. “En paralelo, algunos locales de comidas obsequian juguetes con personajes cuyas formas también transmiten una imagen corporal ¨agrandada¨. Entendemos que no hay una intencionalidad detrás de esto; sólo estamos apuntando la existencia de modelos no ideales que nuestros niños consumen a diario, y que a veces tratan de imitar”.

“En este marco, un estudio difundido recientemente a nivel internacional ha demostrado que los niños que ven ciertos dibujos animados son más propensos a consumir alimentos con pocos nutrientes y alta cantidad de calorías, tales como galletitas y caramelos”.
“Según la investigación publicada en el Journal of Consumer Psychology, incluso algunos personajes de juguete favorecen este tipo de comportamiento hacia la comida, convirtiéndose en un peligroso disparador de la obesidad a edades tempranas”.

Cuidado con los personajes “redondeados”

“Uno de los principales hallazgos del estudio es que el comportamiento impulsivo hacia comidas ¨chatarra¨, tal como las denominamos comúnmente, se da principalmente en presencia de personajes con forma redondeada, o de ¨huevo¨, ya que éstos normalizan un estereotipo de figura humana. Además, el comportamiento de dichos personajes hacia el alimento en muchos casos transmite la idea de compulsión hacia el mismo, siendo adictos a la comida de alto contenido calórico”.

“Estos personajes, también, suelen transmitir la idea del alimento como algo que da ¨placer¨, lo cual predispone al niño a una idea equivocada de lo que es la verdadera función e importancia de la comida”.

“El estudio en cuestión arroja cifras alarmantes: se constató que los niños expuestos a dibujos animados con personajes con sobrepeso comen hasta dos veces más alimentos industrializados que los niños que no consumen este tipo de programación”.

“Paralelamente, el estudio contempló el conocimiento de hábitos de vida saludable por parte de los niños, y llegó a la conclusión de que si bien éstos en general conocen lo que es saludable, el consumo negativo de alimentos se produce igualmente ante la influencia de un personaje con hábitos negativos. El estudio no ha sido concluyente en este punto, según la opinión de los expertos, pero se considera realizar una investigación posterior para poder identificar qué puede ¨inmunizar¨ a los niños antes de ser expuestos a la pantalla, ya que el ambiente social actual, como siempre decimos en Diquecito, propende a la obesidad y debemos educar y fortalecer nuestras capacidades para poder hacer elecciones saludables de continuo.”

¿Qué alcances puede tener esto?

“Dado a que este estudio es de los primeros en su tipo, y se encuentra más ligado al marketing que al área médica propiamente dicha, no se pudieron hacer predicciones sobre los resultados que se alcanzarían con certeza en términos de salud y de crecimiento de la obesidad en el mundo. Sin embargo, la tendencia es clara a la hora de ver los resultados, y ya sabemos que aun cuando los personajes no sean humanos, nuestros niños relacionan el comportamiento de estos dibujitos animados con el que debe ser su comportamiento, imitándolo”.

“En la otra vereda, tenemos casos como los registrados en Finlandia, en donde un padre creó una serie de tv (¨Lazy Town¨) con la finalidad de propender a la buena alimentación y el ejercicio. Finlandia ha sido siempre un ejemplo en prevención y en la lucha contra la obesidad en particular. Los resultados de estas acciones han sido concretos en este país, siendo el primero en disminuir la prevalencia de obesidad, cuando en más del 90% de los países desarrollados y en vías de desarrollo están en constante aumento”.

“Por ello es importante que los padres entendamos que podemos hacer una gran diferencia en nuestros hijos, no solo concientizándolos sobre la necesidad de alimentarnos saludablemente, sino también cuidando qué estereotipos están consumiendo a través de sus dibujitos animados o series preferidas”.

“Esto es muy trascendente, no solo pensando en evitar el sobrepeso en nuestros hijos, sino también en el extremo opuesto, que son la bulimia y la anorexia. Ya mucho se ha hablado sobre el mal impacto que generan las muñecas extremadamente delgadas en las mentes de nuestras niñas”.

Menos tele, más espacios de recreación

“Como padres, es importante que generemos espacios de juego al aire libre, expresión artística y otros entretenimientos, para evitar las largas horas de exposición a la televisión. Tengamos siempre presente que la clave en la formación de la personalidad de los niños radica en su capacidad de imitar comportamientos, tal como lo confirma la investigación a la que estamos haciendo referencia. Si estos comportamientos o estereotipos son positivos, la construcción de la personalidad y de los hábitos de vida del niño también lo serán; de lo contrario, el niño estará construyendo solo hábitos de vida destructivos para su salud. Además debemos recordar que los hábitos de vida y alimentación se estructuran en los primeros años de la vida, demandando posteriormente muchos esfuerzos en modificarlos”.

 

Datos textuales del Dr. Rubén Salcedo (MP: 17.181), Director Médico de Clínica Diquecito


Información de referencia de Clínica Diquecito

 

Más datos. Ruta E-55, Km- 13 y ½ - El Diquecito, La Calera (Córdoba, Argentina)

Teléfonos: 0810 444 3438 – (03543) 460544 - 466131

E-Mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Más detalles en: www.diquecito.com.ar

 

Gentileza.-  Pablo Hotton - Clínica Diquecito

bann-new

levibann

Whatsapp

Tiempo Apóstoles

plusnoticias

Comodo SSL