Límite Informativo

Sabado, 7 Diciembre 2019

 

  
  

283562El special master designado por el juez Griesa afirmó que NML ofreció reanudar el contacto para llegar a una solución a la deuda, pero que el ministro Axel Kicillof no lo toma como un interlocutor válido.  El emisario del juez Thomas Griesa para interceder entre la Argentina y los holdouts juega al solitario. Daniel Pollack, el special master o mediador en el juicio que mantiene el país con los acreedores que no ingresaron a los canjes de deuda, acusó este jueves al Gobierno de no atender sus llamadas para empezar a negociar. Es más, contó que hace dos semanas llamó a los abogados de Cleary Gottlieb para transmitirle una invitación que efectuaron los bonistas y que no tuvo respuestas ni por sí ni por no.

Pollack, considerado un "enemigo" por el Ministerio de Economía a cargo de Axel Kicillof (lo acusa de beneficiar a los fondos buitre), relató cómo vienen las negociaciones este año. Empezaron en enero no bien cayó la cláusula RUFO (la que prohibía al Gobierno mejorar una oferta a los holdouts).

"La cláusula RUFO que el gobierno de Argentina había afirmado como base de su incapacidad para negociar, expiró el 31 de diciembre. Poco después, el más grande acreedor de bonos, NML, expidió, a través de mí, una invitación al Gobierno de Argentina, en nombre de NML y otros tenedores de bonos que participaron en las reuniones del verano pasado, para reanudar las negociaciones", reveló Pollack.

El special master siguió diciendo que "la invitación de los bonistas fue sin condiciones previas y se ofreció la posibilidad de que el gobierno de Argentina llegue a un entendimiento sin ningún tener que pagar nada en efectivo por ahora", y que luego se negociarían los "detalles".

"Esa invitación fue transmitida por mí al abogado del gobierno de Argentina, Cleary Gottlieb, el 30 de enero, con llamadas de mí parte en las siguientes dos semanas. El gobierno de Argentina no ha aceptado ni ha respondido a la invitación de los tenedores de bonos", reconoció Pollack.

Más allá de los pedidos de Pollack, son pocos en el mercado los que creen que hay una negociación posible entre Argentina y los holdouts. El año político ya comenzó y el Gobierno tiene otras prioridades, por un lado.

Por el otro, Kicillof no toma como interlocutor válido a Pollack. De hecho, Economía lo acuso de ser pro fondos buitre. En el último comunicado emitido por Mecon cuando la Justicia británica falló a favor de los bonistas europeos que quieren cobrar, la cartera de Kicillof dijo: "De este modo dejó en claro que Argentina no estuvo ni está en default ya que este dinero pertence legítimamente a los bonistas. Esta posición se contradice con lo afirmado por los fondos buitres, el juez Griesa, su mediador Pollack y no pocos especialistas locales que no querían reconocer el pago".

De hecho, Economía ya emitió previamente comunicaciones/pedidos al juez Griesa, "expresando su disconformidad y preocupación por el irresponsable y parcial comportamiento del Special Master designado por la Corte".

diario26.com

bann-new

levibann

Whatsapp

Tiempo Apóstoles

plusnoticias

Comodo SSL