Límite Informativo

Lunes, 14 Octubre 2019

 

  
  

terminComo ya todos saben, existe desde hace varios meses un conflicto de intereses en la explotación logística de la terminal de colectivos de media y larga distancia de la ciudad de Posadas, conflicto que sufren los ciudadanos usuarios del servicio de transporte y al parecer no son tenidos en cuenta. La terminal Posadas fue inaugurada en Julio de 1998, es decir que tiene 20 años de operatividad, su puesta en marcha desde un principio fue concesionada a la empresa Itati y Asociados de la provincia de Corrientes. Para poner en contexto la situación, debemos pensar que la Argentina está transitando un periodo de reordenamiento de la economía a nivel nacional en todos sus sectores, que provocan abruptos desequilibrios financieros en la macro y micro economía.

 

Teniendo en cuenta la actual situación, hay actores políticos que comprendiendo la gravedad actual, se devienen a los cambios necesarios para re adecuar la gestión hacia el futuro, en el  ámbito privado hay quienes no modifican su actitud favoreciendo mezquinamente solo los intereses propios.

 

Dicho esto, daría la sensación, que es lo que está pasando con la empresa concesionaria Itati y Asociados que explotan comercialmente nuestra terminal, entendiendo que no han resignado nada de lo que está firmado en el contrato de concesión vigente desde hace varios años en un contexto totalmente distinto al actual, acuerdo firmado entre dos partes, La Municipalidad de Posadas y la empresa concesionada, pero los que ponen la plata obligadamente son las empresas de transporte de pasajeros que en este momento se ven perjudicadas y hacen el reclamo que consideran justo.

 

Da vergüenza ver como la Municipalidad de Posadas se desentiende de la problemática diciendo que es un problema de intereses entre empresas privadas, cuando en realidad también forma parte del mismo, adoptando una posición de recaudación al no resignar nada del 3,5 por ciento que le corresponde por contrato y al mismo tiempo envía a los inspectores de tránsito a labrar actas, multando a las empresas de transporte por negarse a utilizar y pagar el toque de anden por considerarlo abusivo.

 

Sin embargo la Municipalidad no envía sus inspectores a controlar el estado en que se encuentra la parte edilicia y la calidad del servicio que ofrece la concesionaria a los ciudadanos misioneros y co-provincianos que visitan nuestra tierra utilizando este medio de transporte.

 

Al realizar un recorrido por las instalaciones de la terminal, se puede observar varias falencias: en horarios de la noche la iluminación interna es apenas regular, no existe iluminación en la playa de estacionamiento, no existe iluminación en estacionamiento de motos, no existe iluminación en la parada de taxis donde ascienden  y descienden pasajeros.

 

No existen cámaras de vigilancia en ningún sector de la terminal, salvo las instaladas por las empresas en sus oficinas, no existe presencia de personal de seguridad privada ni uniformados de la policía provincial, solo se constata la presencia de Gendarmería Nacional que controla equipajes y cargamentos.

 

La estructura metálica que está a la vista se encuentra sucia, opacada y oxidada por falta de mantenimiento.

 

El sector de estacionamiento después de 20 años de concesión no tiene techo, solo cuentan con una media sombra de 10 metros. En este mismo sector funciona un muy precario e improvisado lavadero, que difícilmente tenga habilitación municipal.

 

Podríamos decir que el sistema WI-FI libre de la terminal es una mentira, o por lo menos muy deficiente dado el hecho de que estando en el lugar no logramos conectarnos. Tampoco funcionan los aparatos de televisión ubicados en sala de espera andenes inferiores, tampoco funcionan las pantallas LEDs informativas de los servicios, tampoco se escuchan audios informativos de los servicios.

 

Las salas de espera, tanto inferior como superior no cuentan con sistema de aire acondicionado ni calefacción, ni ventiladores.

 

En pleno siglo 21, la terminal no cuenta con escaleras mecánicas para ascenso y descenso de pasajeros con sus equipajes.

 

Como para ir terminando con las falencias decimos que no existe un cartel de bienvenida a la terminal de Posadas en la entrada principal por avenida Santa Catalina.

 

Por todo lo observado, es evidente que después de 20 años de concesión, la empresa Itati y Asociados no se ha preocupado por mejorar ni modernizar nuestra terminal de ómnibus de media y larga distancia, considerándolos mayormente responsables de la situación y de los enojos e incomodidades que sufren los ciudadanos  perjudicados por el conflicto actual.

 

Gabriel C. Nielsen

 

Partido “Movimiento Positivo”

levibann

Whatsapp

Tiempo Apóstoles

plusnoticias

Comodo SSL