Límite Informativo

Miercoles, 21 Agosto 2019

 

  
  

schiarettiLa diferencia que le sacó a sus competidores es histórica. Cambiemos fue dividido y quedó muy abajo. “La grieta le hace daño al país”, dijo el gobernador en su discurso. El peronismo también ganó en la ciudad de Córdoba, con Martín Llaryora. Fueron casi 55 puntos y más de 35 de diferencia sobre el segundo. Sin sombras, Juan Schiaretti ganó Córdoba, logró su reelección como gobernador y dio el golpe para estirar el dominio peronista en la provincia a 24 años consecutivos. Se llevó, en la avalancha, un territorio emblema de la UCR, Córdoba capital, que desde diciembre será gobernada por Martín Llaryora, vencedor de Luis Juez y Rodrigo De Loredo, las dos ofertas de un Cambiemos dividido. El "schiarettazo", como lo definió el diputado Oscar González, un histórico dirigente del PJ, tendrá un efecto político más allá de los números: el gobernador tendrá más de dos tercios de la Legislatura provincial.

 

En tanto, el radical Mario Negri aventajaba por casi 7 puntos porcentuales al también radical Ramón Mestre en el segundo lugar. El ganador en la interna había contado con el apoyo de la Casa Rosada, Elisa Carrió y María Eugenia Vidal.

 

En su discurso, el gobernador reelecto se enfocó en negar que su victoria esconda el fantasma de la hegemonía. "Ni por asomo esa diferencia nos hará creer que nos dieron la suma del poder público porque no es así", advirtió en su discurso luego del triunfo.

Solo Pocho, un departamento al oeste de la provincia, se resistía a la victoria de Hacemos por Córdoba, la marca electoral del PJ cordobés: ahí ganaba Schiaretti pero su lista de legisladores uninominales caía ante la UCR.

 

Junto a su esposa Alejandra Vigo, futura diputada provincial, su vice Manuel Calvo y Llaryora, Schiaretti dejó señales y gestos sobre la cuestión nacional. Natalia De la Sota, hija del fallecido ex gobernador -a quien el ganador dedicó el triunfo-, fue la presentadora del triunfador.

 

Schiaretti renegó de la grieta "que sirve para ganar elecciones pero no para gobernar" y reforzó que el PJ cordobés forma parte de Alternativa Federal (AF), el espacio que el fundó en el 2018 junto a Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto.

"Es un peronismo Federal, republicano y democrático", marcó la senda de donde se parará en la pelea inmediata, la que arranca en 40 días con el cierre de listas nacionales.​

 

Fue más lejos y metió una frase de politólogo. "Estamos convencidos de que no habrá república en Argentina sin peronismo. Y no habrá peronismo si no es republicano", avisó.

 

En Alternativa Federal se espera que en estos días, Schiaretti se enfoque en ordenar los próximos pasos del sector.​

 

El discurso del ganador, de unos 15 minutos, puede registrarse como una pieza repleta de diversidad: así como confirmó su pertenencia al PJ Federal, dijo que el resultado provincial no debe usarse para "lecturas nacionales".

 

Mechó, en ese raid electivo, un guiño hacia Macri cuando se declaró defensor del "equilibrio fiscal" y arengó que su gobierno "cumple sus compromisos". Lo reforzó: "Córdoba siempre pagó sus deudas, nunca defaulteó, ni cuando el país estaba en default".

Nada es azaroso: esos dos puntos figuran entre los ítems del Diálogo que impulsa la Casa Rosada con la oposición. Schiaretti recibió, la semana pasada, el mail de Macri con los diez puntos, pero hasta la noche del domingo no había hablado del tema.

 

Sobre el impacto nacional, hizo otro equilibrio: "Córdoba ha demostrado que puede votar un intendente, un gobernador o un Presidente de partidos distintos".

 

Y volvió sobre el punto de desvincular el resultado de este domingo con lo que pueda pasar en agosto o en octubre. "Esta fue una elección municipal y provincial que nada tiene que ver con las elecciones nacionales. Es apresurado sacar conclusiones nacionales sobre la base de los resultados de Córdoba", señaló Schiaretti.

 

Pablo Ibáñez - Enviado especial

 

Fuente.- https://www.clarin.com

levibann

Whatsapp

Tiempo Apóstoles

plusnoticias

Comodo SSL