Hacer que los conocimientos científicos lleguen a los yerbales y trabajar de manera interinstitucional y colaborativa en nuevas investigaciones, son dos de los desafíos que asumieron quienes participaron, días atrás, de las Primeras Jornadas de Divulgación Científica de Producción de Yerba Mate, en la ciudad misionera de Eldorado.jor9

Con más de 180 participantes entre público e investigadores, el evento socializó 24 estudios científicos vinculados a la producción y a la sanidad de la yerba mate, realizados por integrantes  del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), el Instituto Nacional de Semillas (INASE), la Universidad Nacional de Misiones (UNAM), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), con el objetivo de conocer qué aspectos deben ser fortalecidos y qué nuevos temas deben ser abordados para fortalecer el sector primario yerbatero.

 

 

Apoyo institucional

 

albertoreEn la apertura, Alberto Re, presidente del INYM, ponderó “el despertar de la ciencia en yerba mate en los últimos años,  evidenciando sus propiedades benéficas para la salud para posicionarla mejor en el mercado, y de investigaciones que llevaron soluciones al sector y confieren calidad al producto, como el uso de energías alternativas frente a la escases de leña de monte (uso del chip y de pellet), entre otros, todo esto con respaldo de la Institución”, dijo. En esa línea, destacó que estos estudios además “fomentan el desarrollo científico local, generan trabajo y sus resultados apuntan a todo el circuito económico”, y recalcó: “Nuestro objetivo es mejorar toda la cadena yerbatera, hacerla más eficiente y desarrollar productos nuevos para traccionar el consumo”.

 

Bajar a las chacras

 

El decano de la Facultad de Ciencias Forestales, Fabián Romero, y el director del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Octavio Ingaramo, destacaron la importancia de asumir el reto de transferir el conocimiento científico a los técnicos que trabajan con los productores.

 

“Al trabajo de alto impacto científico hay que aportarle transferencia”, dijo Romero. “Hay que bajar a terreno todo lo que desarrollan los investigadores, de lo contrario vamos a seguir repitiendo investigaciones”, agregó. “Por eso digo que es tan   importante la investigación como la transferencia. Nos comprometemos con eso, que la ciencia baje a terreno”, ratificó.

 

Ingaramo, por su parte, recordó que “el productor es nuestro principal cliente” y señaló que “muchas veces el conocimiento de nuestros técnicos, que llevan muchos años capacitándose, no llega donde debe llegar y eso hay que mejorar”.

 

En esa línea, Ingaramo destacó el convenio que firmaron recientemente el INYM y el INTA que establece asistencia técnica directa e integral a productores que no superen una cosecha de 60 toneladas de hoja verde por año, denominado “Programa de Asistencia Técnica a Pequeños Productores Yerbateros (Pateppy)” y que comienza a aplicarse en Octubre.

 

La rectora de la UNAM, Alicia Bohren, tras hacer compartir su satisfacción por la buena respuesta del público presente, en especial “los estudiantes que son los futuros actores en la provincia”, se refirió al evento como “central” por cuanto la yerba mate está vinculada a la economía, a la investigación y a la educación tanto de estudiantes como de productores, y auguró que dada su importancia, esta primera Jornada “tendrá continuidad y será de referencia nacional”.

 

Ciencia interinstitucional

 

Las expectativas de las Primeras Jornadas de Divulgación Científica de Producción de Yerba Mate fueron ampliamente superadas, evaluó el Ing. Ftal. Fernando Niella, investigador y parte de la organización en la Facultad de Ciencias Forestales, donde tuvo lugar el evento.

 

“Quedó evidenciado una importante demanda de información acerca del cultivo”, señaló, y “esto demuestra la necesidad de continuar con investigaciones y de realizar estas jornadas en forma bianual a partir de ahora”.

 

“Encontrarnos y conocernos todos los investigadores que estamos trabajando con la misma especie vegetal y cada uno con el objetivo pertinente a su área, es algo realmente muy bueno en sí mismo, dado que alienta el trabajo interdisciplinario”, manifestó Niella.

Este factor se potenció el segundo día de las Jornadas “donde a partir de discutir el plan estratégico de INYM, y saber qué aspecto está abordando cada uno, surgieron nuevas ideas o líneas para trabajar en forma colaborativa entre las  distintas instituciones (CONICET, UNaM, INTA)”.

 

Estudios presentados

 

Los temas abordados abarcaron incidencia de problemas sanitarios en la producción; estrategias de control biológico y estudio del comportamiento del rulo de la yerba mate; incidencia del ataque del taladro grande; bioprospección de  Beauveriabassiana provenientes de yerbales; virosis en yerba mate, hongos fitopatógenos asociados a Ilex paraguariensis; microbioma en cultivos de yerba mate bajo diferentes sistemas de manejo, y efecto de la aplicación de bio-preparados orgánicos con perspectiva en la restauración de suelos. También, diseños agroecológicos para incrementar la diversidad de artrópodos benéficos en agroecosistemas yerbateros; aplicación de indicadores ecológicos de sustentabilidad asociadas al estado sanitario de plantaciones; relaciones hídricas y arquitectura hidráulica, resistencia a las bajas temperaturas y respuesta de defensa inducida; respuesta fisiológica de la yerba mate en el cultivo bajo dosel; sombreado en yerba mate para el diseño de sistemas agroforestales complejos, y protocolo para el manejo de semillas y plantas.

 

Se expuso además sobre normativas vigentes para la producción de plantines y semillas; producción clonal, intensidad lumínica y fertilización en el manejo de mini cepas y producción de mini estacas útiles; programa de mejora genética del INTA; cultivos antiguos de yerba mate como reservorios importantes de variabilidad genética; manejo sanitario orgánico, y expresión global de genes en yerba mate con potencial aplicación al mejoramiento.

 

Finalmente, se conocieron estudios sobre aplicación de la biotecnología para incrementar la producción primaria de la yerba mate; relevamiento de malezas frecuentes en el cultivo de yerba mate; implementación del maní forrajero como cobertura de suelo y abono verde en plantaciones, y humedad y temperatura del suelo, a diferentes profundidades y bajo diferentes tipos de coberturas vegetales en un cultivo de yerba mate.

 
Gentileza.- Área de Prensa - Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM)