Límite Informativo

Martes, 23 Julio 2019

 

  
  

La apicultura ha crecido en los últimos años en Misiones y ha dejado de ser una actividad meramente secundaria para los agricultores de la provincia. Hay quienes han invertido dinero y tiempo para lograr mejoras sustanciales y así incrementar sus ingresos. Esto fue posible gracias a la asistencia financiera recibida por parte del gobierno provincial, a través del programa Pro Alimentos que entregó nuevamente- en octubre del año pasado- créditos a diez apicultores. Los diez beneficiarios  ya realizaron la inversión, por lo que varios comenzaron a recolectar la documentación necesaria para presentar al Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP) y obtener el recupero del 40 por ciento de lo invertido. “Este dinero va directamente al productor y está destinado a ampliar la producción”, explicó Norberto Matschke, coordinador del Programa Apícola de la provincia del Ministerio del Agro y la Producción.

De los diez que tomaron crédito, cinco reunieron todas las condiciones para ingresar en el recupero del PROSAP. En tanto, quienes no ingresaron también hicieron la inversión. Se encuentran en la zona de Piñalito Norte (San Antonio), sur de Posadas y Aristóbulo del Valle. Pero en Misiones, hoy son alrededor 1.800 familias las que se dedican a la apicultura, distribuidas en todo el territorio.

Acceder a los créditos que brinda el estado provincial les permite a los pequeños agricultores mejorar sus unidades productivas, lo que no sería posible si tuvieran que recurrir a las entidades financieras. La ventaja de la asistencia estatal es la facilidad para la devolución, un año de gracia y el pago de las dos primeras cuotas en núcleo, es decir material vivo. El abono de las otras dos es en efectivo.

“Lo importante es que si el año no es apto para la producción de miel, con un pequeño incentivo tienen la posibilidad de hacer un núcleo y con esto estaría regularizando su situación para la devolución del Pro Alimento”, explicó Matschke. A través de esta línea, se sumaron productores para iniciarse en la actividad, mientras que otros ingresaron al programa para seguir creciendo.  

“El que está comenzado haría la primera cosecha en 2016. Este año se encuentra en etapa de desarrollo de colmena, el año próximo aprovechará al cien por ciento todas las colmenas que puso en funcionamiento”, detalló Matschke. Con 40 mil pesos, un colono puede poner en funcionamiento  entre 25 y 30 colmenas. Entonces, si el año avanza bien puede cosechar de 23 a 24 kilos por colmena. Después de fraccionarla y envasarla, la venta se concreta en ferias francas y mercados locales.

Rentable
La apicultura se integra fácilmente con diversos sistemas de vida y desarrollo, porque utiliza los mismos recursos, por ejemplo: la silvicultura, la agricultura y las actividades de conservación. Garantiza una excelente ventaja adicional a la cosecha porque sólo las abejas son capaces de recoger el néctar y el polen, sin competir con otros insectos o animales por estos recursos que, de no ser por ellas, serían inalcanzables para el hombre.

La apicultura es una explotación redituable, con poco capital inicial se obtienen buenos resultados económicos. Por eso, Matschke insistió en que “es rentable” y señaló que “ya hay quienes se están dedicando de lleno y apostando, por eso le están dando el cuidado correspondiente”. Recordó que antes, en Misiones, se producía miel para el autoconsumo pero hoy se piensa en aumentar la comercialización. “Hay productores que sacan entre 2.000 y 3.000 mil kilos de miel. Todavía no hay quienes se dedican sólo a la apicultura. Por lo general, tienen otras actividades como por ejemplo yerba y tabaco. También hay docentes, policías y jubilados”, comentó el coordinador.

“A la actividad apícola puede dedicarse un obrero, que tiene un espacio donde colocar las colmenas. Y cuando necesita mudarse puede levantarlas y trasladarse. Con un poco de cuidado la familia obtiene un ingreso más”, agregó. También los jóvenes agricultores, que estudian en las Escuelas de la Familia Agrícola (EFA), Instituto de Enseñanza Agropecuaria (IEA) y escuelas agrotécnicas, tienen la posibilidad de incursionar en la apicultura. “A través del Pro Alimentos, ya hay varios establecimientos que armaron los proyectos, para comenzar en marzo”, puntualizó Matschke.

levibann

Whatsapp

Tiempo Apóstoles

plusnoticias

Comodo SSL